Cómo crear un mensaje de venta poderoso

Se puede tener un servicio genial, pero si no lo comunicás de forma efectiva, no te lo van a comprar. Podemos ser excelentes profesionales, pero si no tenemos un mensaje contundente, las personas no nos van a conocer y menos todavía nos van a comprar.

Un buen negocio que no convence, pasa a ser un mal negocio.

Cuando hablamos de vender no hay nada más alejado a la manipulación. Y existen muchísimos prejuicios sobre esto. Vender tiene que ver con ayudar, es un ejercicio de intercambio. Las dos partes reciben algo y las dos partes se llevan algo a cambio. Sé sincero y generoso, para llegar a mejores acuerdos. Si te dedicás a resolver problemas ajenos vas a tener un buen negocio. Saludable y consistente. Si tu servicio va sobre resolver problemas la acción de vender tiene que ver con ayudar al otro.

Si, hay muchos estafadores dando vueltas con buenas técnicas de venta. Espero que no sea tu caso.

No importa el medio de comunicación que uses. En cualquier caso, estos tips te pueden ayudar a crear un buen mensaje.

¿Qué es vendés? ¿Qué tenés para ofrecer?

Cortito y al pie. Por ejemplo, en nuestra página de inicio dice:

«HERRAMIENTAS SIMPLES PARA AYUDAR A PROFESIONALES A VENDER SUS SERVICIOS EN INTERNET»

Tiene que entenderse a golpe de vista, porque en internet hay muy poco tiempo para convencer al usuario. Es muy difícil conseguir la síntesis en una sola frase. Puede llevar tiempo lograrlo, pero lo importante es escribir una frase. Con el tiempo la iremos optimizando. No te preocupes si no lo conseguís en el primer intento. Quedate con lo que lograste y después lo irás mejorando.

Los problemas del cliente

Para eso poder hacer esto tenés que conocer muy bien a tu cliente objetivo. Si lo conocés bien y hablás de sus problemas en vez de hablar de vos o tu negocio, vas a conectar, por empatía. Así vas a lograr su atención, porque el usuario se va a dar cuenta que lo conocés y que le hablás directamente a él y no estás hablando en general. La clave está en conocer muy bien a tu cliente y lo tenés que tener resuelto antes de escribir tu página de ventas.

La transformación

¿Cuál es la transformación que vas a lograr? La idea es que el usuario pueda verse del otro lado del puente. O sea, que entienda qué es lo que va a lograr conseguir luego de contratar tus servicios. “Tener sus cuentas ordenadas”; “conseguir las ventas que necesita” o “tener un logo que comunique perfectamente la identidad de la empresa”. Contalo con lujo de detalles, porque cuando vendemos servicios es más difícil para el cliente entender lo que va a conseguir. No es como los productos, que muchas veces con una foto, un título y un párrafo corto resulta suficiente. Para esto también tenés que conocer muy bien a tu cliente objetivo. Conocer sus miedos, sus objetivos, pero sobre todo sus problemas. Porque un buen servicio tiene que resolver problemas.

¿Cómo lo vas a lograr?

Ahora, que ya contamos el qué, tenemos que contar el cómo. Siendo muy muy específicos, tenemos que contarle nuestros procedimientos, cómo logramos lo que logramos. Vamos a contarle sobre las herramientas que usamos, nuestros métodos, técnicas y protocolos. También tenemos que contarle con detalles cómo va a suceder esa transformación. Tenemos que contarle porqué nuestra propuesta es mejor que la del vecino. Sacar a relucir nuestro diferencial. Porque somos diferentes, únicos, mejores que la competencia.

Responder los «NO»

Cuando llevamos tiempo haciendo lo mismo, ya sabemos exactamente las cosas que nos dicen los clientes para no comprar. Conocemos de memoria las excusas que nos ponen. También nos preguntan siempre lo mismo muchas veces. Tenemos que hacer un poco de memoria y bajarlas al papel. De esta forma nos anticipamos a todas las dudas y objeciones que puedan surgir y las contestamos antes de que nos lo pregunten. Por ejemplo, «¿está incluido el hosting en el servicio?»; «¿Cuánto duran las sesiones?»; «¿Puedo reprogramar el horario de las reuniones?»; «¿Cada cuánto tiempo se entregan las facturas?». De esta forma, si alguien tiene una duda se la respondemos y le transmitimos mayor seguridad. Además estamos demostrando que conocemos el negocio.

¿Porqué sos el indicado?

¿Porqué vos sos el indicado para dar esta solución? Las historias personales garpan. Y las evidencias, con resultados concretos también. Contá todo sobre tu experiencia, las cosas que lograste en tu negocio y con tus clientes, hablá de tu formación y la de tu equipo. ¿Es esta tu vocación? entonces contá porqué te apasiona, porqué la elegiste, qué es lo que te atrae de tu actividad. Si tenés estadísticas de los resultados que consiguieron tus clientes este es el momento de sacarlas a relucir. Mostrá gráficos, números, hitos conseguidos. Pero sobre todo contá una historia.

Testimonios

Una muy buena forma de contar quiénes somos y qué hacemos, es hacerlo con la voz de otras personas. Está bueno definirnos a nosotros mismos con opiniones de terceros, porque además de aportar otro punto de vista, aporta credibilidad y genera confianza. Si le pedimos a nuestros clientes que nos graben un video de 3 minutos, podemos demostrar que otra gente ya compró y le fue bien. Y esto ayuda al cliente a tomar la decisión. Los testimonios son una herramienta muy pero muy poderosa.

Llamada a la acción

Y ahora si! Ya logramos empatizar y conectarnos. Le demostramos que somos buenos en lo que hacemos. Resolvimos sus dudas. Le mostramos que hay otras personas que están en la misma y que están contentas con nosotros. Invitémoslo a ponerse en contacto.

Es muy importante entender en que parte del embudo está el cliente. Si es un primer acercamiento, podemos pedirle los datos. Si ya nos conoce y también interactuó con nosotros de alguna manera, podemos acordar un llamado o reunión.

Pero la idea de la llamada a la acción es guiar al cliente a que de el paso hacia la siguiente etapa del embudo.

Reflexión final

Para poder hacer bien este ejercicio, es fundamental que tengas bien clara cuál es tu propuesta de valor y que conozcas bien a la persona a la que le estás hablando. Sino vas a improvisar sobre la marcha y los resultados van a ser un poco más aleatorios.

¡Espero haberte ayudado a escribir tu página de ventas y ojalá que logres muchas!

Cualquier duda que tengas escribime para que te ayude.